sylvester stallon paz vega cannes 2019Antes de su llegada a la clase magistral que se tenía prevista, el actor norteamericano de origen italiano Sylvester Stallone ya se había ganado al público, las expectativas eran tan grandes que se tuvo que cambiar el evento a una sala con mayor capacidad y aún así, muchos quedaron fuera, sin poder participar de este memorable encuentro.

Su llegada a Cannes se dio para presentar el último filme de otra de las sagas que han marcado su trayectoria aparte de la mundialmente conocida 'Rocky', esta vez con llega a La Croisette con "Rambo V: Last Blood".

Después de una gran ovación de pie como bienvenida, el hombre duro del cine rompió a llorar de la emoción, luego de la introducción del director de Cannes, Thierry Frémaux, se inició el discurso de Stallone, quien desde antes de empezar ya se había ganado el respeto de pocos escépticos con buen humor y los secretos de una carrera cuyo primer éxito, 'Rocky', dice que 'estaba condenado al fracaso' y desde aquella vez ya han transcurrido 43 años.

'Tuve que aprender boxeo, todo el mundo en la película trabajó prácticamente gratis. Se rodó en 25 días, por menos de un millón de dólares y el argumento giraba en torno a un hombre solitario al que una mujer le hace renacer. No estaba concebido para hacer dinero', señaló el actor.

Sobre "Rambo V: Last Blood", indicó que el personaje continúa lidiando con la culpa de no haber podido rescatar a todo el mundo en Vietnam, algo fruto del síndrome de estrés postraumático.

Esta nueva entrega llegará a las salas en el mes de septiembre en donde se enfrentará a los cárteles mexicanos de la droga después de que la hija de unos amigos haya sido secuestrada.

Nominado al Oscar por "Rocky" (1977) y "Creed" (2016), Stallone, de 72 años, no escondió que ha aprendido de sus errores, 'Se puede tener cien ideas malas por cada una buena, pero todo lo que necesitas es una buena idea. El fracaso te hace más listo y el éxito a veces te vuelve más estúpido', indicó.

'Mis hijas me preguntan: ¿Por qué hiciste esa porquería? Y yo respondo ¿Cómo creen que les pagué la escuela?', provocando risas entre los asistentes.

Relajado y muy cómodo durante la hora y media que duró la conversación, demostró además que sabe reírse de sí mismo al afirmar que el accidente que tuvo al nacer le provocó problemas para hablar. Sus primeros directores no entendían qué decía, pero supo que era grave, bromeó, cuando el austríaco Arnold Schwarzenegger le preguntó qué acento tenía.

"Se me ocurren cuatro ideas de películas al día. El drama humano es inagotable", indicó el también director, que quiere que "Cobra" se convierta en serie de televisión, dejando claro que no tiene en mente un próximo retiro.

'Me han operado unas 30 veces. Soy literalmente biónico. Es parte de la vida, hay que aceptarlo", añadió Stallone, haciendo referencia a que ya no está tan joven para el ajetreo cinematográfico de acción'.

Hablo también del ego que produce tener el cuerpo en forma diciendo, "Cuando empiezas a cambiar tu cuerpo tu personalidad cambia. Tienes ganas de ir desnudo para mostrarlo, te vuelves muy narcisista", haciendo reir a los presentes.

Tiene además nuevos planes para "Rocky", una "gran idea" en la que la trama despega a partir del encuentro del protagonista con un tipo que está en el país ilegalmente.

"Siempre creo que va a ser el último, pero... La gente te comenta que no tienes nada que demostrar, pero yo siempre digo que sí. Nunca hay que dejar de golpear", recalcó Stallone, al que un aficionado le dio las gracias 'por existir'.

 

 

Comparte
hablandodecine.com