johntravolta clasemagistral festivaldecannesPor Daniela Creamer

El reconocido actor norteamericano llego en estos días a la Costa Azul piloteando uno de sus tres aviones para presentar el filme “Gotti”, dirigido por Kevin Connolly, en el que interpreta el boss mafioso de la Little Italy de los años 70, y a celebrar las cuatro décadas de “Grease”, el célebre musical que interpreto con Olivia Newton-John y que se proyectó en versión restaurada frente a una multitud en el “Cinema de la Playa”. Y para rememorar sus dotes de bailarín (basta recordar “Fiebre del sábado por la noche”), durante el concierto de “50 cent”, en una fiesta exclusiva, se desencadeno evocando sus movimientos en la escena de “Pulp Fiction” cuando, con Uma Thurman, interpreto una secuencia ya icónica en el cine sobre las notas de “You can never can tell”, de Chuck Berry.

Ayer, en cambio, el astro ha impartido una de las más esperadas clases magistrales, frente a una platea entusiasmada que no cesaba de hacerle preguntas. Travolta arranco agradeciendo a su hermana Ella por haberle incentivado la pasión por el cine y ha recordado que aprender a bailar, cantar y actuar era el mejor modo de triplicar laa posibilidades de conseguir trabajo. “No imagine jamás que “Fiebre del sábado por la noche” y “Pulp Fiction” habrían cambiado la historia del cine. Pensaba que serían simplemente dos pequeños filmes”, comento el popular actor, entre aplausos. A la pregunta si le interesaría interpretar al presidente Donald Trump, respondió muy sonreído: “Tengo más a Bill Clinton en mi bolsillo”.

Travolta llego a Cannes acompañado de su esposa Kelly Preston y sus dos hijos: Ben, de 7 años, y Ella, de 18, quien en dos semanas comenzara a rodar un filme con su carismático padre.

Comparte
hablandodecine.com