Por: Daniela Creamer


México -
Cumpliendo todos los pronósticos, la gran triunfadora de esta V edición de los Premios Platino, el Óscar del cine iberoamericano, que se celebró el pasado domingo en la Riviera Maya mexicana, fue Una mujer fantástica, del chileno Sebastián Lelio, que se llevó cinco estatuillas: a mejor película iberoamericana, a mejor dirección, mejor guion, mejor dirección de montaje y mejor interpretación femenina, que recayó en la actriz chilena Daniela Vega.

Ya había obtenido el día anterior el premio del público como mejor película y como mejor intérprete femenina. Con esto, la cinta cerró “un año fantástico”, tras sobresalir en la Berlinale y en el Goya, y al haberse alzado con el Óscar a mejor largometraje de habla extranjera. Después de una larga ovación, el director, la actriz y todos sus artífices pronunciaron al unísono el discurso de aceptación.

“Para bien o para mal, gracias a esta película todos tenemos ahora una opinión sobre qué significa la identidad de género, no solo en nuestro país, sino en todo el mundo. Esto es lo hermoso de hacer películas”, resaltó Juan de Dios Larrain, productor de Una mujer fantástica, que aborda el drama de una mujer transexual, obstinada en salvaguardar su dignidad en un entorno hostil y acosador por parte de los familiares y la exesposa de su amante que acaba de fallecer inesperadamente.

Sin duda, Daniela Vega fue la verdadera protagonista del evento. Todos cayeron rendidos ante el encanto y el talento de esta actriz transgénero.

Otra de las favoritas, Zama, el cuento onírico sobre el colonialismo de la directora argentina Lucrecia Martel, tuvo que conformarse con los tres premios técnicos: mejor dirección artística, sonido y fotografía, aunque merecidas recompensas.

El galardón a la mejor ópera prima iberoamericana se lo conquistó la española Verano 1993, de Carla Simón, premiada ya con tres Goya, y antes

danielavega premiosplatino mujerfantasticaPara hacer honor a la equidad de géneros, tema que prevaleció a lo largo de la gala, se hizo entrega simultánea a mejor interpretación femenina y masculina. Esta última la mereció el chileno Alfredo Castro, por su papel en Los perros.

La ceremonia, amenizada por el grupo Maná y el rapero Arkano, convocó a grandes artistas de un lado y del otro del océano Atlántico, lo que inspiró largas alabanzas al cine iberoamericano y también provocó las bromas de su presentador, el comediante mexicano Eduardo Derbez, quien entre chistes machistas, se regodeó imitando el acento español para ironizar sobre la confusión que crea España al traducir en modo muy peculiar y diferente los títulos de las películas. “En España no te conoce nadie”, le espetó el actor español Asier Etxeandia, de la serie Velvet, a Derbez justo antes de impactar a todos los presentes versionando al Puma Rodríguez.

Tampoco faltaron las reivindicaciones de todo tipo. Por la equidad real entre hombres y mujeres: “La libertad es tener más opciones y eso es lo que reclamamos para las mujeres. Este premio es por las mujeres y por los derechos humanos de todos los olvidados”, insistió Daniela Vega.

Por la libertad del expresidente brasileño: “Lula libre”, exigió otra de las premiadas por Zama, Renata Pinheiro.

Por la legalidad de las películas: “No a la piratería, sí a la cultura”, resaltó el propio Derbez en la gala. El premio a mejor miniserie o teleserie fue para El ministerio del tiempo; a la mejor actriz televisiva, la carismática Blanca Suárez, por Las chicas del cable; y a mejor actor televisivo, Julio Chávez por El maestro.

El premio Platino honorífico “por toda una vida dedicada al cine” fue para la actriz mexicana Adriana Barraza (Babel, 20 gramos), quien evocó la muerte de los tres estudiantes de cine asesinados recientemente en el Estado de Jalisco. “Se lo dedico a los miles de jóvenes que han sido asesinados en este país. Como madre y abuela, mando un abrazo a sus madres y familiares. Como mexicana, pido a las autoridades que paren esto y que se haga justicia de una vez. Como ser humano, lamento profundamente que no hayamos podido ver una película de ellos, pero ya no están”.

Blandiendo el Platino en mano y muy emotiva remató: “Dedico este premio Platino a los alumnos que ya no están”.

La paradisiaca Riviera Maya hizo así gala de sus bellezas naturales, el esplendor de la cultura maya y, sobre todo, su hospitalidad.

La cita cultural más importante del cine de la región se transmitió a través de la señal de TNT a más de 50 países con un impacto de más de 700 millones de televidentes. En total participaron 23 países, con más de 800 producciones, compitiendo en 19 categorías. Las grandes estrellas del cine iberoamericano desfilaron en la alfombra roja del Teatro Gran Tlachco de Xcaret, frente a 150 periodistas, haciendo brillar lo mejor de la industria. (E)

Yo me he caído muchas veces en la vida y me he parado todas esas veces, los invito a ustedes a caerse, a experimentar la humanidad y a levantarse una y otra vez, por las mujeres, los derechos humanos, por esos hombres y mujeres olvidados en el tiempo, por esas personas que el reloj borró”.

Daniela Vega,actriz chilena.

Fuente: www.eluniverso.com

 

Comparte
hablandodecine.com