entebbeoperation berlinaleA las nuevas generaciones ya no les suena la Operación Entebbe, un rescate militar hollywoodiense llevado a cabo por Israel en el principal aeropuerto de Uganda. El grupo marxista alemán Revolutionare Zëllen y el Frente para la Liberación de Palestina secustraron un avión israelí en 1976, y lo desviaron de su destino, París, hacia el corazón de África. Allí mantuvieron cautivos a más de doscientos rehenes durante una semana, bajo la supervisión del dictador ugandés Amin Dada. Las contradicciones entre los secuestradores germanos y los palestinos, así como la fuerza del contingente militar hebreo fueron los factores clave que pusieron fin al cautiverio. Murieron más de 60 personas, incluyendo soldados y rehenes.

Más de cuatro décadas y tres versiones cinematográficas del secuestro después, el director brasileño José Padilha («Tropa de Élite») se pone detrás de la cámara para ofrecer una versión de los hechos con varios puntos de vista: el de los secuestrados, el de los secuestradores... y el del Gobierno de Israel, liderado por el difunto Isaac Rabín. De hecho, según el cineasta, la cinta retrata la incapacidad de negociar de los líderes israelíes y palestinos. Al frente del reparto, interpretando a los líderes del grupo alemán, encontramos a Daniel Brühl y a Rosamund Pike, que atendían a los medios de comunicación en Berlín y hacían un esfuerzo especial para explicar por qué creen que la cinta, que compite por el Oso de Oro, no toma partido por ninguno de los bandos del enquistado conlicto entre Israel y Palestina.

berlinale entebbeoperation«Me metí en el proyecto porque quería hacer una película provocadora», decía Pike, a la que hemos podido ver en «Perdida» o «An education». «Lo interesante es que si alguien se ofende viendo la película, será por cómo la ve él. Nos han preguntado qué nos parecía que la historia se contara enteramente desde el punto de vista de los terroristas... Y esa no es la película que yo he visto», explicaba. A su lado Brühl, también en conversación con ABC, decía que a él le había intrigado lo que querían hacer con el proyecto. «Cuando lo leí, quise participar. Por la perspectiva múltiple, por las diferentes voces que presenta. No es un retrato en blanco y negro de lo que ocurrió», defendía el intérprete de «Good bye, Lenin» o «Malditos bastardos». «Para mí, la película no cuenta solo la operación militar, sino que retrata un lienzo muy particular, en mitad de la década de los setenta».

Capacidad lingüística
Para interpretar a la radical Brigitte Kuhlmann, Pike se entrevistó con una especialista en los movimientos jóvenes de la Alemania de los 70. «Tenía miedo por Daniel, por si bajaba el nivel de la escena», confesaba la actriz. «Yo era escéptico, porque los actores siempre decimos que sabemos hacer de todo. ¿Que Rosamund puede aprenderse el guión en alemán? ¡Ya veremos!», recordaba divertido su compañero. «Y cuando dijo la primera frase, supe que lo podría hacer», reconocía. «Es curioso mantener una conversación en alemán sobre alta política con un actor al que admiras... ¡y no saber preguntar ni dónde está la parada del autobús!», confesaba Pike entre risas.«7 días en Entebbe» se estrena el 20 de abril en los cines españoles.

Fuente: http://www.abc.es

Comparte
hablandodecine.com