unicornio berlinaleCon nueve títulos –seis largometrajes y tres cortometrajes– en las secciones principales de la Berlinale, Brasil es el quinto país con mayor número de producciones en el evento alemán, por detrás sólo de Alemania, Francia, Estados Unidos y Argentina. Repasamos la escuadra brasileña.

“Tinta Bruta”, de Filipe Matzembacher y Marcio Reolon (“Beira-Mar”) explora el proceso de descubrimiento de la sexualidad de un joven y una sociedad homofóbica que lo envuelve. La distribución internacional de esta producción de Besouro Filmes la gestiona M-Appeal. El segundo largometraje de este dueto de directores de Porto Alegre compite en Panorama.

“Las herederas”, el debut del paraguayo Marcelo Martinessi (cuyo corto “La voz perdida” ganó en 2016 el Premio Horizontes) compite por el Oso de Oro en Berlín, siendo la primera película paraguaya en hacerlo. La productora La Babosa Cine ha contado con muchos compañeros de viaje en esta multiproducción: Brasil (Esquina Filmes), Noruega (Norsk Filmprodukjson), Uruguay (Mutante Cine), Alemania (Pandora Filmproduktions) y Francia (La Fabrica Nocturna Productions). En “Las herederas”, una mujer en sus 60 años que advierte que todo su patrimonio se ha agotado, se enfrenta a una realidad muy diferente a la que ella conocía. La francesa Luxbox administra las ventas internacionales.

Mostrando una sugerente paleta de colores en el territorio de los documentales, las producciones brasileñas en la Berlinale son cinco. Cuatro de ellas en Panorama Documental.

“Ex Pajé”, del guionista, director y animador Luiz Bolognesi (“Una historia de amor y de furia”). Producida por Gullane y Buriti Filmes, “Ex Pajé” es el retrato de un viejo shamán obligado a abrazar la confesión cristiano-evangélica que trata de aliviar los sufrimientos de su pueblo, abducido culturalmente desde su primer contacto con el hombre blanco en 1969. Se trata de un documental con aliento de ficción narrativa. Ventas internacionales: Upside Distribution.

“Bixa Travesti”, de Kiko Goifman (FilmeFobia”, 2008) y Claudia Priscilla (“La destrucción de Bernadet”, 2017) es un retrato de un carismático artista, el cantante negro transgénero Linn da Quebrada. Una producción de Válvula Produções y PaleoTV Produções con ventas internacionales de FiGa.

“O processo”, de Maria Augusta Ramos indaga entre los bastidores del proceso por prevaricación de la primera presidenta de Brasil, Dilma Rousseff. De Nofoco Filmes Produções Cinematográficas.

La historia de Ibrahim Al Hussein, un joven refugiado sirio en Alemania es la que cuenta “Central Airport THF”, alrededor del aeropuerto del mismo nombre, inaugurado en 1923 y que Hitler imaginó como el mayor centro de comunicaciones aéreas de Alemania. Cerrado al tráfico en 2008, en la actualidad el Aeropuerto Templehof de Berlín sirve de campamento refugio de emergencia y de parque de recreo. La película está dirigida por el multipremiado cineasta brasileño residente en Berlín Karim Aïnouz (“Madame Satã”, “Viajo porque debo, vuelvo porque te amo”) y es una coproducción de Brasil, Alemania y Francia (Lupa Film, Les Films d’Ici, Cinema Inflamável y Mar Filmes, cuyas ventas en el mundo las gestiona Luxbox.

tintabruta berlinaleUn quinto largometraje documental, seleccionado en la sección Forum Expanded es “Eu sou o Rio”, de Gabraz Sanna y Anne Santos, un retrato del artista y músico brasileño Tantão, así como de la ciudad de Rio.

En la sección Forum se presenta “La cama”, una coproducción de 3 Moinhos Produções (Brasil), Rioabajo Producciones y Gema Films (Argentina), Topkapi Films (Holanda) y Sutor Kolonko Filmproduktion (Alemania). La actriz y directora Mónica Lairana (“Historias breves VI”) dirige esta historia de una pareja en su sesentena que enfrenta sus últimas 24 horas de vida en común.

En Generation 14plus, una de las secciones (junto con Generation Kplus) dedicada a los niños y jóvenes participa “Unicórnio”, un cuento de hadas con formato epistolar sobre el periodo de transformación y confusión de la preadolescencia. Dirigida por Eduardo Nunes, es una producción de 3 Tabela Filmes, con ventas internacionales a cargo de FiGa.

Brasil además presenta tres cortos en competición: “Russa”, de Ricardo Alves Jr. y João Salaviza, “Alma Bandida”, de Marco Antônio Pereira y “Terremoto Santo” de Benjamin de Burca, Bárbara Wagner.

De esta ecléctica selección, Leila Bourdokan, la gerente ejecutivo de Cinema do Brasil (CDB) piensa que es posible observar cómo “el documental brasileño se está haciendo un importante sitio en los principales festivales. Todos tratan diferentes temas, aunque todos tienen un componente político en común (poblaciones indígenas, emigración, minorías, exclusión, prejuicios) y todos muestran un Brasil auténtico; incluso la película de Karim Aïnouz puede vincularse a la situación política brasileña actual.”

Bourdokan señala también que dos de los largometrajes son coproducciones internacionales, “lo que es el resultado de una nueva generación que dirige su mirada al exterior, que quiere compartir sus experiencias y que no ve fronteras en el arte o en la cultura”.

El cine brasileño atraviesa un periodo luminoso y complejo. En 2017, el número de largometrajes brasileños alcanzó una cifra record histórica: 158. Pero lo más destacable es su vertiginoso crecimiento. Diez años atrás, en 2007, fueron 79 las películas de Brasil estrenadas, y 23 en 2000.

La cuota de mercado del cine brasileño, sin embargo, ha descendido en 2017, hasta el 9.6%, aunque hay que tener en cuenta que el año anterior ” Moisés y los diez mandamientos: La película”, de Alexandre Avancini se alzó hasta la cumbre de la taquilla anual, haciendo que el market share fuera del 16,5%. Este año, la única película brasileña que se coló en el top 10 del box office anual fue “Minha mãe é uma peça 2” de César Rodrigues, en el puesto noveno.

Brasil muestra ímpetu en cuanto a producción y en eso tiene mucho que ver el trabajo desarrollado por el Fundo Setorial do Audiovisual (FSA), el fondo de inversión brasileño que en 2016 alcanzó los 90 millones de dólares, así como a los programas desarrollados por la plataforma Cinema do Brasil destinados a la ayuda de la promoción internacional apoyando a los agentes de venta, distribuidores y asistencia de productores a mercados internacionales. Por poner un ejemplo, el programa de apoyo a la distribución lanzado por CDB en 2009, recibió tres solicitudes el año de su lanzamiento; el año pasado fueron 60.

bixatravesti berlinaleDe la internacionalización y prestigio creciente del cine brasileño es sin duda una evidencia su presencia en la Berlinale. Así como el número de las coproducciones que parece estabilizado (13 en 2016), después de acusar una bajada en 2015 (7).

Otro aspecto llamativo del panorama actual cinematográfico brasileño es la incorporación de la mujer al sector. Según datos de ANCINE, si bien el número de títulos dirigidos por hombres en 2016 representa el 78,2% del total, el de mujeres es de 19,7% y el de dirección mixta, el 2,1%, sorprende que en puestos ejecutivos de producción las cifras arrojan un sentido inverso. De todas las películas brasileñas estrenadas, el porcentaje de productores masculinos se situaba en un 31,2%, mientras que el relativo a mujeres es de un 39,7%. Y aún hay más: las nueve películas seleccionadas en las secciones principales de Berlín, o están producidas por mujeres o participan en la producción ejecutiva.

Brasil participa también en el foro de coproducción con “A primera morte de Joana” de Cristiane Oliveira, “El gol más triste” de Sergio Castro San Martin, y “The Sound of Animals Fighting”, de Sibs Shongwe-La Mer.

En el European Film Market, entre los títulos ofrecidos a compradores internacionales figuran “Saudade”, de Paulo Caldas, “Benzinho”, de Gustavo Pizzi, “Aos teus olhos”, de Carolina Jabor, y “Hotel Mundial” de Jaleo Barbosa.

En términos industriales, en cuanto a acuerdos de venta y coproducción para el cine brasileño, “Berlín está ya al mismo nivel de Cannes tanto en acuerdos, como en la importancia de los encuentros para buscar socios. Además, viajar a Berlín es menos caro que asistir a Cannes, por eso podemos decir que son muchos ya los cineastas brasileños que prefieren venir a Berlín. En cuanto a asistencia, registramos prácticamente la misma en ambos festivales –unos cuarenta miembros asociados a CDB,” explica Bourdoukan.

Y el horizonte del cine brasileño se puede rastrear ya, germinalmente, en los proyectos buscando compañeros de viaje en el EFM. : “Medusa” de Anita Rocha de Silveira, “Viajantes no bosque encantado”, de Alê Abreu, “Todos os mortos” de Caetano Gotardo y Marco Dutra, “Regra 34” de Julia Murat, “Neon River” y “Cyclone”, de Karim Aïnouz y “Antes tarde do que nunca”, de Gustavo Rosa de Moura.

 

Fuente: http://www.latamcinema.com

Comparte
hablandodecine.com