ligadelajusticia dcjusticiajpgLas películas de superhéroes caminan con paso sólido por la taquilla, estrenando casi un título por mes, reeditándose al ritmo de la tecnología y avanzando de la mano de la generación «millennial». Marvel Comics lidera la carrera gracias a sus personajes, los más populares en la actualidad: Spider-Man, Hulk, Thor, Iron Man... Héroes que atraen a millones de espectadores gracias a una interconexión de películas y héroes que ha permitido crear todo un universo con distintas ramificaciones. El rival de Marvel es DC comics, donde nacieron Batman, Superman, Wonder Woman, Flash, Aquaman... Personajes que hasta ahora se habían destacado por combatir por libre pero que DC ha decidido unir ahora en «Liga de la Justicia», que hoy se estrena. Si Marvel ha sabido vender a sus figuras y crear filmes que se retroalimentan, DC, tan poblada de nombres como Marvel, ha querido imitarles y explotar a sus héroes en la gran pantalla y en la televisión, pero con un plan estratégico menos cohesivo.

El éxito de este género, dicen los expertos, es la crisis existencial que sufre la generación actual que la consume, igual que ocurría cuando nacieron los cómics más populares, allá por los años 40 y 50. «Estamos viviendo una crisis de identidad, no hay garantía de que la humanidad pueda sobrevivir en la tierra en los próximos 100 o 200 años», ratificó Ezra Miller. «Nos enfrentamos a las amenazas que nosotros provocamos. Hemos creado el cambio climático, la guerra nuclear... Y las películas de superhéroes son un escape y un espejo en el que la gente se ve reflejada. Es fabuloso poder expresar problemas reales en películas de súper héroes. Tenemos que superar nuestras diferencias porque de otro modo perderemos este partido», reveló durante la conferencia de prensa el actor que da vida a Flash, personaje que tiene algo de Robin con respecto a Batman. «Hay mucha química entre nosotros, ¿verdad?», bromeó el actor haciendo un guiño a Ben Affleck. Mientras tanto, a Batman se ve empujado no solo a trabajar en grupo sino a liderar. «Ha sido interesante explorar desde otro ángulo su personalidad porque se acerca a una versión más tradicional, más cercana a los comics. Ha sido el Batman más divertido porque como él tengo un humor seco, afilado. Hasta ahora, Bruce estaba siempre al borde del ataque de nervios, creo que tener a Flash a su lado le ha relajado un poco», admitió Affleck.

Todo pasa por Gal Gadot

En el filme se vislumbra el traspaso de poderes que DC intenta llevar a cabo para que Wonder Woman, que interpreta la israelí Gal Gadot, se convierta en líder de «Liga de la Justicia». «Por primera vez en muchos años tiene que trabajar en equipo, no está habituada y eso le estresa, pero entiende que para conseguir un mundo mejor es necesario la unión. En el mundo real, no peleamos con monstruos ni con aliens, nosotros somos el problema. Sería maravilloso si los humanos viviéramos con más camaradería, más solidaridad, para hacer del mundo un lugar más acogedor», admitió la intérprete. «Wonder Woman es una mujer muy activa en este mundo, un mundo de hombres», terminó la actriz.

Sello propio del director

Siguiendo la estela de Marvel, DC se extiende e introduce en sus películas a viejos personajes de las novelas gráficas. En este caso es Aquaman la gran incorporación, al que da vida Jason Momoa. «Aquaman es un personaje que vive entre las corrientes del mar sin ser aceptado por los humanos. En la cinta vamos a explorar su identidad, sus raíces, las razones de su áspera personalidad, lo que ha pasado con sus padres y, sobre todo, porque no sabe utilizar sus poderes. Es un tipo complejo que merece su propio film, para mi es una gran responsabilidad, aunque todavía no se ha ganado su tridente», dijo el actor, quien rueda ya en Australia su propia película en solitario. «Yo no estaría aquí sin la mente brillante del director Zack Snyder», aseguró el actor, agradecido al cineasta.

Y es que como bien dice Jason Momoa, el sello del Snyder –que ya adaptó «300», «Watchmen» y «Batman v. Superman», precuela de «Liga de la Justicia»– inunda cada plano pese a que abandonó la dirección del filme tras el suicidio de su hija. Sin capitán, la cinta quedó a la deriva hasta que el realizador Joss Whedon, que fue fichado desde Marvel –donde estuvo al frente del éxito de «Vengadores»– se unió al proyecto. Whedon explicó el secreto de por qué cada año se realizan tantos filmes de acción: «La gente no entiende cuánto se diseñan estos trabajos en preproducción. Un director solo puede cambiar un 10 o un 15 por ciento del resultado. Esta película tiene impreso el ADN de Zack que fue quien partió con nosotros en este barco, aunque luego lo terminara Joss. Hemos tenido la suerte de, cuando Zack no pudo seguir, contar con alguien capaz de respetar y mantener la visión de Zack sin mimetizar, porque lo que ha hecho Whedon es sumar su talento»

Fuente: www.abc.es

Comparte
hablandodecine.com